«Estoy muy contento de trabajar con los más pequeños y de verlos disfrutar con el deporte»

«Estoy muy contento de trabajar con los más pequeños y de verlos disfrutar con el deporte»

Antonio Moreno, 'Kubala', es el vicepresidente del Churriana Club de Fútbol

VS. CHURRIANA DE LA VEGA

Antonio Moreno Valverde, vecino de Churriana, más conocido como Kubala, mítico jugador del Barcelona de los años '50, ha vivido desde la cuna la pasión por el fútbol. Criado en una familia de cinco hermanos en la céntrica plaza del Matadero, recuerda sus primeras patadas al balón junto a la vía del tranvía que atravesaba la calle Santa Lucía de su pueblo.

Antonio tuvo su primer contacto con el Churriana CF a los 12 años, antes de jugar en el Gabia. El sobrenombre de la estrella húngara viene de su afición al fútbol. «A mi hermano José ya le llamaban así y terminé por quedarme con el apodo», recuerda Antonio.

Hoy mira el fútbol con perspectiva y reconoce que ha cambiado mucho. «Ahora vemos jugadores mucho mejores en lo físico y en lo técnico», recuerda Kubala. «En nuestra época ni siquiera se entrenaba, simplemente jugábamos cada partido».

Su carrera se vio truncada por un desgraciado accidente de moto, que conllevó más de un año de lenta recuperación y meses de ingreso hospitalario. Tras superar la lesión que afectó gravemente a su pierna, volvió al fútbol incorporándose a los veteranos del Churriana CF.

GUÍA

Desde hace unos años, vive el deporte que ama desde el otro lado y muy intensamente, como vicepresidente del Churriana CF y delegado del equipo sénior, volcado en trabajar con especial empeño por el fútbol base y las escuelas del club, que constituyen el futuro del fútbol de Churriana.

«Estoy muy contento del trabajo con los más pequeños, contamos con entrenadores profesionales en todas las escuelas, y hemos acabado en las primeras posiciones en todas las categorías», afirma Antonio, que manifiesta que el principal objetivo más allá de la competición es que «los niños disfruten del deporte».

Esta temporada, sin embargo, ha concluido con un sabor agridulce. «Tras un gran año en el que el equipo sénior ascendió de categoría, nos ha tocado descender». Antonio aspira a conformar de cara al próximo curso un equipo joven «con hambre de seguir creciendo y optar a volver a División de Honor».

Casado, con dos hijos y dos nietos, disfruta de su familia y sus pasiones, las motos, la Vega y la bicicleta, que acostumbra a usar para desplazarse por Churriana cada día.

Generoso y entregado a su equipo, es habitual encontrarle en el Municipal de Frascuelo preparando las equipaciones de los partidos o atendiendo las necesidades del resto de categorías. «Es una tarea que requiere tiempo y dedicación pero se lleva bien, sobre todo cuando se trabaja con una directiva con ganas de trabajar y mejorar el club».

Antonio nos emplaza a la próxima temporada para volver a disfrutar del fútbol en Churriana mientras se despide montado en su bicicleta. Antes de terminar, nos deja una reflexión. No importa el momento o las circunstancias, «el fútbol, como hasta ahora, siempre será tradición en Churriana».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos