Luis Linares: «Me siento muy orgulloso de la tradición musical de Churriana de la Vega»

  • Historia viva de la música, churrianero de 86 años, es el organista de la Capilla Real y de la Basílica de la Virgen de las Angustias

Luis Linares nació un día de San Fermín de hace 86 años en Churriana de la Vega. Es historia viva de la música y la sigue disfrutando cada día. Su vocación se dirigió sin dudas hacia la melodía y el compás prácticamente desde la cuna. Criado en una familia de cuatro hermanos, en casa de los Linares la música era la principal herramienta de trabajo. Su padre ya era organista, compositor y cantor, por lo que Luis no lo tuvo muy difícil a la hora de seguir sus pasos y comenzar su trayectoria en el Conservatorio Superior de Madrid, Málaga y Granada. Ingresó en la Banda Municipal de Granada con el número uno para tocar el trombón, instrumento de viento que alternó con el bombardino a lo largo de veinte años. Luis Linares se casó en su pueblo con Feliciana, su mujer y gran apoyo, y se instaló en Granada, donde ha criado a sus tres hijos. «Hoy mi vida es la música y el órgano», apunta Luis, actual organista de la Basílica de la Virgen de las Angustias y de la Capilla Real. Su trayectoria musical es inabarcable. Ha seguido estudiando, ha sido profesor, ha pasado por distintas orquestas, ha interpretado música de variedades para parejas de baile, ha fundado bandas, compuesto himnos, pasodobles, música religiosa, y sobre todo, ha seguido aprendiendo cada día como una esponja

Una gran orquesta

Reconoce la complejidad de su instrumento. «Tocar el órgano es como dirigir una gran orquesta», afirma ante el impresionante instrumento de 1960 que preside la Basílica de la Virgen de las Angustias. Desde hace más de cuarenta años, Luis Linares sube por la interminable escalera de caracol que le lleva a su lugar de trabajo, en el que pasa desapercibido hasta que suena la primera nota.

«Seguiré aquí hasta que pueda, porque esta mi casa», afirma el músico churrianero desde la vista más privilegiada de la patrona de Granada. En otro punto de la ciudad, en la Capilla Real, transcurre la otra mitad de su tiempo como músico. «Es un privilegio poder tocar en uno de los monumentos más importantes de nuestra historia», confiesa.

Luis rememora orgulloso su labor como fundador de la Escuela de Música de Churriana, una de las semillas de la extraordinaria tradición musical que ha llenado su pueblo. El compositor escribió el himno de Churriana, el pasodoble al torero Frascuelo, un himno al beato Martín Sierra e incluso un pasodoble para su nieto. Sus mejores recuerdos le llevan a la Agrupación Musical Virgen de la Cabeza, con la que participó en numerosos certámenes y llegó a aparecer en TVE para toda España en el espacio Gente Joven.

En su familia también han seguido sus pasos. «Mis tres hijos son músicos e intento transmitírselo a mis nietos. He trabajado mucho pero no pienso en dejarlo, la música es mi vida», afirma con un entusiasmo contagioso antes de sentarse a estudiar unas partituras para preparar la boda en la que tocará y cantará el próximo fin de semana.

Homenaje

Hace dos años recibió el homenaje de su pueblo durante las jornadas en honor a Santa Cecilia, patrona de la música, de manos del alcalde de la localidad, Antonio Narváez. Entonces agradeció feliz y humildemente el reconocimiento en compañía de su familia, animando a los más jóvenes a disfrutar y aprender. Esa ha sido la historia de su vida, trabajo, sacrificio y pasión por la música. Mejor aún que su gigantesco legado es visitar la Basílica de la Virgen de las Angustias o asomarse a la Capilla Real para escuchar las notas de su órgano.