La pianista churrianera Julia Martín lucha por impulsar más conciertos de piano en la localidad

  • Es desde hace una década profesora en la Escuela Municipal de Música de Churriana de la Vega

Julia Martín vive entre el sonido de las notas musicales y la fuerza de las teclas del piano, que le acompañan cada día. Esta pianista de formación y profesora de la Escuela Municipal de Música de Churriana de la Vega se familiarizó con los instrumentos desde muy pequeña. Muy influida por la gran tradición musical de su pueblo, esta joven churrianera vivió de cerca la afición de sus padres, ambos maestros, por la música popular. Con seis años comenzó a tocar el piano y posteriormente la flauta travesera en el municipio alpujarreño de Lanjarón, destino laboral de su familia, para luego volver a Churriana cinco años después.

La pianista churrianera Julia Martín lucha por impulsar más conciertos de piano en la localidad

Decidida a continuar con la formación musical, optó por profundizar en el estudio del piano y completar los 14 años de carrera en el Conservatorio de Granada. Además de intérprete, ha desarrollado una importante faceta como pedagoga. Continúa sus estudios obteniendo la licenciatura en Historia y Ciencias de la Música por la Universidad de Granada en 2012 y también el Máster en Interpretación Musical en la Especialidad de Piano por la Universidad Internacional de Andalucía. En 2016, obtiene el Título Superior de Pedagogía Musical en el Conservatorio Superior Victoria Eugenia de Granada.

Hace ya diez años comenzó como profesora en la Escuela Municipal de Música de Churriana de la Vega, antes de acabar sus estudios. No ha abandonado su propia formación, aprendiendo cada día, empapándose de los mejores expertos y escuchando todo lo que pasa por sus manos. Ha recibido clases de prestigiosos pianistas y pedagogos como Guillermo González, Domenico Codispoti, Pascal Rogé, Bruno Canino, Dimitri Alexev, Christopher Elton, Vladimir Ovchinnikov o Juan José Pérez Torrecillas entre otros.

Julia destaca la peculiaridad del piano como instrumento. «Un pianista no suele tocar en orquestas, sino que suele acompañar a solistas o cantantes, por lo que no existen excesivas oportunidades para brillar». Pese a ello, en ocasiones acompaña a la Banda Municipal de Churriana en determinadas piezas musicales.

A menudo se une a otros artistas para formar conjuntos como el que la pasada Navidad ofreció un concierto en la Sala Municipal de Pintura Diego Canca, con el título ‘Recital entre amigos’ junto a Noemí Molinero al contrabajo, Pablo Cadenas con la trompa y Ángel Moreno con el trombón.

Esta profesora apasionada de autores como Albéniz, Granados o Falla reconoce que le hace especial ilusión tocar en su pueblo, para lo que sugiere nuevas iniciativas como conciertos regulares de piano que amplíen a oferta ya existente, como el Festival de Música D’Cámara que se celebra cada año en el Centro Municipal de Cultura.

Se siente especialmente orgullosa de la excelente evolución de la Escuela Municipal de Música. «Cuando comencé a dar clases tenía ocho alumnos de piano, ahora tenemos unos setenta, gracias a la mejor organización, difusión y oferta de instrumentos y actividades». «El piano es una materia muy popular, es fácil avanzar rápido al principio, pero llegar lejos cuesta bastante más, requiere muchas horas de ensayo y sacrificio», concluye la joven profesora.