Jaime León vive la magia de Churriana de la Vega

  • Mago de vocación se formó en se formó en la Escuela de Artes y Oficios de Granada y actualmente regenta la cafetería del Hogar del Pendionista de la localidad

Una intensa historia a los dos lados del Atlántico ha marcado la personalidad de Jaime León (Madrid, 1972), curioso, inquieto y apasionado por cada tarea que afronta. Nacido en una familia de cinco hermanos, a los siete años emprendió junto a ellos y sus padres el viaje que marcaría su vida, con destino Mérida, en el estado mexicano de Yucatán.

Jaime León vive la magia de Churriana de la Vega

Jaime acompañó a su padre, ingeniero, en su trabajo como director de producción de una importante empresa multinacional de la industria de la construcción, viviendo su adolescencia y juventud en esta hermosa ciudad colonial. «Mis recuerdos de infancia están en México, conservo amistades que empezaron cuando tenía 8 años», comenta Jaime, que destaca los valores que encontró a su alrededor, como la lealtad y el cariño de la gente.

Desde los 14 años Jaime no ha conocido otra cosa que el trabajo y la actividad constante. Ya de niño se enamoró de la magia y comenzó a perfeccionarla de manera absolutamente autodidacta. «Disfruto sorprendiendo al público y especialmente viendo la ilusión en los ojos de los niños, su sonrisa no tiene precio», afirma satisfecho. Este mago de vocación se formó ya en España en la Escuela de Artes y Oficios de Granada, concretamente en el campo de la publicidad y el diseño gráfico. Sin embargo, su trayectoria laboral ha pasado mayoritariamente por la hostelería, trabajando en bares, restaurantes y caterings entre otras muchas ocupaciones.

Jaime León vive la magia de Churriana de la Vega

Padre de dos hijos, en 2001 llegó a Churriana de la Vega, donde vive feliz. «Me establecí aquí junto a mi mujer por su cercanía a Granada y sus buenos servicios», comenta Jaime, que desde 2010 regenta la cafetería del Hogar del Pensionista, un espacio de gran tradición, situado en el centro del pueblo y muy especial por el estrecho contacto con los mayores. «Nos tenemos mucho aprecio, es como una familia con la que compartes muchas cosas».

Su faceta como mago no descansa. «Tengo más de 100 libros de magia, sigo estudiando cada día y la disfruto como el primer día», comenta Jaime, que continúa realizando espectáculos de manera regular. Esta pasión se ha unido a las ganas de hacer algo por los demás en su último viaje a México hace tan solo unos meses. «He llevado a los pueblos mayas la magia junto a la Patrulla Escudo, un cuerpo mexicano similar a la Protección Civil que ofrece charlas formativas en colegios».

Ha podido ver la ilusión en los más pequeños en un entorno que mantiene la cultura y la historia milenaria de sus ancestros. Además, ha compartido con México su origen churrianero con detalles y obsequios de parte del Ayuntamiento y el saludo del alcalde Antonio Narváez.

El éxito de esta maravillosa experiencia podría repetirse pronto. Hasta entonces continúa con su trabajo en el Hogar del Pensionista, la magia y la dedicación a su familia, siempre con México en su corazón.