«La sensación de tener documentos históricos en mis manos es única, no la cambio por nada»

«La sensación de tener documentos históricos en mis manos es única, no la cambio por nada»

Reconocimiento a Venancio Galán

LAURA CANOCHURRIANA DE LA VEGA

Venancio Galán (1985) es Historiador de Arte y Museólogo. Churrianero hasta la médula, ahora está haciendo el doctorado. Si hace unos meses presentó su libro sobre la Ermita de la Virgen de la Cabeza, ahora ha sido condecorado por el cuerpo de militares de la Gran Madre.

El monasterio granadino de la Encarnación, fundado en 1508 y casa de las carmelitas de la antigua observancia, fue el lugar escogido para el acto. Tras la misa militar celebrada en la capilla de dicho monasterio, comenzó la imposición de medallas a la Virgen, el nombramiento de nuevos caballeros y damas que se vincularán al cuerpo militar. Galán subió al altar donde se le condecoró con la Medalla del cuerpo de Caballeros de la Gran Madre (Granada) y se le agradeció su labor con la milicia. «Me siento muy orgulloso porque han reconocido mi labor como historiador», dice.

Historiador

Cabe destacar que Galán es director del Museo que se encuentra en el interior de esta clausura, además de responsable del montaje del mismo. A unos meses de defender su tesis doctoral en historia del arte, y cuyo tema es este cenobio granadino, el escaso interés que ha despertado este monasterio en los investigadores ha conllevado al desconocimiento de lo custodiado dentro de sus muros. Actualmente, Galán trabaja con un grupo de investigación en un proyecto financiado por el Ministerio de Cultura: «estamos recuperando a grandes artistas del siglo XIX. En septiembre presentaremos un libro dedicado al escultor Francisco Morales González, en el que he escrito el capítulo dedicado a su biografía y donde aporto nuevos datos inéditos sobre su vida y obra».

Nuevos documentos

En marzo de este año aparecía en un libro de la Orden Terciaria, un testimonio desconocido, no solo por la ciudadanía, sino para la propia Orden Carmelita.

En el mismo, se decía que en 1776 el rey Carlos III había creado el cuerpo de escopeteros voluntarios de Andalucía y que, solo un año después en 1777, doscientos miembros eligieron y votaron a María Santísima del Carmen, Nuestra Madre y Señora, como su única Patrona y Protectora, para tener un seguro asilo y una protección poderosa; además de tomar el Santo Escapulario todos los individuos de sus compañías en forma de Cuerpo al pie del Trono de dicha Santísima Imagen. También fundaron una función en recuerdo de este voto.

El descubrimiento del documento hizo que Galán se pusiera a investigar sobre este extinto cuerpo, del cual es heredero la Guardia Civil. Venancio dice que «un archivo siempre depara sorpresas» y que «la sensación de tener documentos en mis manos es como la del primer día, a pesar de ser un trabajo complejo y nada valorado».

Este hallazgo hizo que el joven se pusiera en contacto con el sargento reservista Quintana, quien ‘movilizó las tropas’ para formar un cuerpo militar y honrar y rescatar esta tradición. Este sería el motivo por el cual, el consejo rector, decidió imponerle la medalla ‘por su labor histórica’.

«Es un orgullo el recibir esta medalla, sobre todo porque lo que se reconoce es mi labor como historiador, un trabajo que por desgracia no valora todo el mundo como se merece, y más en los tiempos que corren en que la cultura está relegada a un segundo plano».

Fotos

Vídeos