Francisco Ramírez: «La carrera Churriana Integra reivindica las distintas formas de entender el deporte»

Ramírez durante la última edición de la carrera Churriana Integra./V. S.
Ramírez durante la última edición de la carrera Churriana Integra. / V. S.

Francisco Ramírez, presidente de la Asociación Deportiva Granada Integra, formó parte de la quinta edición de la carrera Churriana Integra como competidor y organizador

Daniel Andana
DANIEL ANDANACHURRIANA DE LA VEGA

Francisco Ramírez (1977) es el presidente de la Asociación Deportiva Granada Integra. Nacido en Churriana de la Vega, perdió su pierna derecha y sufrió daños en la izquierda en un accidente laboral con tan solo 20 años. Desde la asociación lucha por fomentar el deporte adaptado en la provincia de Granada como elemento pedagógico y demostrando que cualquier persona puede disfrutar del deporte.

–¿Qué es la Asociación Deportiva Granada Integra?

–Es una asociación dedicada al fomento del deporte adaptado. Nace porque en Granada y provincia no había oferta para personas con discapacidad física para la práctica del deporte adaptado. Tan solo estaba el esquí, que es más accesible. Nos dedicamos a fomentar las carreras, lo más factible para nosotros en un inicio por no necesitar material adaptado específico. Poco a poco intentamos hacer pádel, tenis y apostamos por el senderismo adaptado con rutas largas que probamos antes. También empezamos a practicar baloncesto de exhibición en algunos pueblos.

–¿Cuándo se constituye la asociación?

–Tras la desaparición del CD Arrayán por falta de apoyo institucional nos juntamos cuatro amigos con discapacidad e hicimos la asociación, empezando a movernos sobre 2013.

–¿Cuál fue vuestra primera acción?

–Empezamos a hacer el circuito de Diputación en la categoría de discapacitados. Algunas carreras eran inaccesibles y en la categoría había todo tipo de personas de capacidades diferentes. Yo veía injusto que tuviese que competir con una discapacidad visual, por ejemplo. Ahí salieron muchas inquietudes, por eso creamos la carrera Churriana Integra, reivindicando distintas categorías, velocidades y formas de entender el deporte.

–La carrera Churriana Integra ha celebrado ya su quinta edición.

–Sí. Ha ido teniendo altibajos. En las primeras ediciones la gente se implicó muchísimo, pero siempre es difícil mantener los números cada año. El año pasado hubieron unas 300 personas y este año ha aumentado el número, así que estamos bastante contentos. Esta iniciativa nos ha permitido crear un circuito de carreras inclusivas en localidades como Pinos Puente, Benamaurel o el de la Asociación Vale de Dúrcal. En este circuito la gente con diversidad funcional puede participar en carreras accesibles en su propia categoría con el apoyo de Diputación con el crono y los trofeos. Poco a poco empezamos a hacer cosas.

–¿Habéis notado que se entiende más la necesidad del deporte adaptado?

–Los vecinos lo han entendido desde un primer momento. Pero el problema es que las personas con discapacidad somos muy pocas en cada pueblo, ya que las enfermedades se han ido erradicando y lo que hay son discapacitados por accidentes laborales o de tráfico. Estamos muy dispersos. En Churriana no hay casi discapacitados físicos y en otros pueblos se pueden contar con los dedos de la mano. Poco a poco animamos a la gente para hacer deporte, porque es fundamental. En nuestras carreras tenemos categorías de diversidad funcional dividida en intelectuales, sensoriales y físicas, con un desglose de categorías en cada tipo de persona; además de permitir correr a personas de cualquier edad, desde bebé a personas mayores.

–¿Cómo pueden ayudar los interesados a la asociación?

–La ayuda económica es fundamental. Ahora queremos presentar un proyecto para comprar dos 'handbikes'. Los beneficios de nuestras carreras van a aumentar nuestro banco de préstamo de material adaptado. El último material comprado fueron tres handbikes híbridas para la montaña, pero tienen tracción delantera y en pendiente no sirven. Queremos adquirir un modelo nuevo pero tiene un coste desorbitado. Todo lo que recaudamos es para nuestro banco de préstamo y conseguir material costoso para los socios. También tenemos sillas multideportivas para deportes como baloncesto, pádel o tenis. Cada actividad tiene la necesidad de un material, que son muy costosos.

–¿Cuál es el gran reto a largo plazo?

–Tener un gran banco de materiales para el uso de quienes lo necesiten y poder seguir organizando eventos bonitos. Por ejemplo, está la gente obsesionada con el Camino de Santiago, pero aquí en Andalucía hay muchísimas rutas accesibles como la de Córdoba o la ruta del Aceite, que permiten varios días de senderismo en nuestras provincias que son muy bonitas para disfrutar. Al final el objetivo es hacer deporte y moverse.

–¿Habéis podido practicar más deportes?

–Hemos hechos exhibiciones de tenis, pero no hay suficiente gente que se anime para practicar este deporte por necesitar más velocidad y una pista grande. Con el pádel se intentó un campeonato inclusivo, pero llovió y lo cancelamos a última hora. En estos momentos, nuestro equipo de baloncesto se encuentra en la Segunda División de baloncesto en silla de ruedas (BSR). Hemos quedado terceros en la Final Four de Zaragoza, quedándonos a las puertas del ascenso.

–¿Estáis contentos con estos primeros años de la asociación?

–Estamos muy contentos porque hay muchísima gente con discapacidad física que ahora puede disponer de material. La iniciativa nace porque el Ayuntamiento de Granada ofrecía varias actividades de deporte adaptado, pero al apuntarte, no se ejecutaba. El único Ayuntamiento que nos ha apoyado ha sido el de Churriana de la Vega, haciendo con nosotros la carrera Churriana Integra y siendo sponsor del equipo de baloncesto. Es una pena que otros organismos no apoyen lo suficiente el deporte inclusivo.